IMPLANTES

Existen varios tipos de implantes, sin embargo los más utilizados son los de mentón y pómulos. Recuerde que la cirugía plástica tiene como finalidad mejorar la imagen de las personas. Un implante facial puede desplazarse de su sitio original. Cuando esto sucede, una segunda intervención es necesaria para re-colocar el implante en posición correcta. Aunque la infección es una complicación rara, en caso de presentarse, el implante deberá ser removido y colocado posteriormente cuando el proceso infeccioso desaparezca. Algunos implantes están fabricados con silicona. Actualmente no existen evidencias de que esta sustancia sea nociva para la salud. Su cirujano plástico aclarará todas sus dudas e inquietudes con respecto a este tema.


IMPLANTE DE MENTON

La colocación de un implante (prótesis) de mentón puede tardar entre 30 minutos a 1 hora. Su cirujano plástico seleccionará el tamaño adecuado del implante acorde con la morfología de su cara para mejorar su contorno. La incisión puede ser realizada a nivel de la mucosa oral del labio inferior o a nivel de la piel del mentón. Una vez realizada la incisión y creado un bolsillo, el implante es colocado en este, inmediatamente por encima del hueso de la mandíbula en la región mentoniana. Es normal que usted sienta cierta inflamación a nivel del área tratada, sin embargo, esta desaparecerá en pocos días.

IMPLANTE DE POMULOS La cirugía de implantes de pómulos tarda entre 40 minutos a 1 hora. Si este procedimiento es realizado en conjunto con otra cirugía de rejuvenecimiento facial el implante será colocado a través de las incisiones realizadas para estas intervenciones. Si por el contrario, el implante es colocado como un procedimiento único, las incisiones se realizarán a nivel intra-oral en la mucosa del labio superior, creando un bolsillo a nivel de los pómulos e insertando el implante a ese nivel. La recuperación de esta cirugía varía de acuerdo a si fue realizada o no con otro procedimiento. La inflamación es normal después de la intervención, sin embargo, estos síntomas desaparecen en pocos días y son aliviados con analgésicos y anti-inflamatorios.

Es importante que usted siga estrictamente las indicaciones post-operatorias que le indique el cirujano. Recuerde que los resultados finales de esta intervención los notará después de algunas semanas o meses después de haberse realizado.

También existe la posibilidad de aumentar ambas zonas con infiltración de diferentes productos permanentes o semipermanentes en consulta.


BOLAS DE BICHAT

Bichat es el apellido del anatomista francés que describió las bolsas de grasa que se encuentran en las mejillas y que hoy se pueden extraer para conseguir el efecto de un rostro más afilado y los pómulos que resalten.

La intervención se recomienda después de los 16 años, pues es la edad aproximada en la que deja de crecer el rostro y hasta los 40, pues el rostro comienza a adelgazar conforme envejecemos.  Están muy bien localizadas por lo cual, una vez que se quitan ya no vuelven a salir.

La operación consiste en realizar dos incisiones internas, una en cada mejilla, justo en el espacio que hay entre las muelas inferiores y las superiores, lo que evita la cicatriz visible.

Se hace con anestesia local y sedación. Los cortes van por dentro de la boca y son de aproximadamente tres centímetros. Por ahí se extraen las bolsas de grasa. Se quita la cantidad en función de lo que queramos afinar la cara. Una hora de cirugía con una recuperación que no es complicada y el paciente puede volver casi enseguida a sus actividades normales. Los puntos se caen solos. Hay un poco de inflamación entre los primeros cuatro o cinco días, si ponemos frio sobre la zona desaparecerá mas rapido. Hay que mantener una dieta semi blanda durante la primera semana y media después de la intervención para evitar infecciones en las heridas o lastimarse por error. Cuando la inflamación desaparezca por completo, el paciente notará un rostro  más afilado con los pómulos y el mentón más marcados que antes.